by Hilary Felix

Traducion de Tony Sedgwick

Uno de nuestros puntos de enfoque aquí en el Rancho Santa Fe es de tener un impacto positive en las vidas de personas con necesidades especiales. Para ello usamos  un programa desarrollado a nivel nacional que modificamos según nuestras experiencias personales para luego traerlo a esta comunidad que tanto queremos. Esta es una forma de obrar de la que estamos sumamente orgullosos y hemos visto grandes impactos.  

            En mi ultimo ensayo (blog) compartí como el rancho es un lugar maravilloso e único en donde hemos podido crear oportunidades para adultos con necesidades especiales. Esta vez quisiera compartir un poco sobre el enfoque que tenemos y la filosofía del porque hacemos las cosas como las hacemos. 

            La fundación primordial de nuestra labor con personas con necesidades especiales es de crear  confianza. Esto puede aparentar obvio, pero es muy fácil crear estrategias complejas sin tomar en cuenta la importancia de lo necesario que es tener la confianza de la persona. Muchos de Ustedes ya saben cuan importante es la confianza para aprender algo nuevo. La confianza es lo que nos da el valor de tomar riesgos ya que sabemos que estaremos bien. 

            Ahora imagínese la forma de pensar de una persona con necesidades especiales posiblemente alguien quien Usted ya conoce y quiere. Como han sido las experiencias de esa persona? Cual es su entendimiento del mundo? 

            Imagine que Usted tiene visión limitada o que no puede comunicar verbalmente. Alguien le toma de la mano y le dirige a que Usted haga algo o quiere que vaya a alguna parte. Posiblemente quieren que toque algo para que aprenda. Le toman de la mano de buenas intenciones pero Usted no entiende de que se trata esta experiencia. Probablemente, su primera pregunta va a ser, “le tengo confianza a esta persona?” “Ellos me tienen confianza a mi?” Si les pido que se esperen, que me cuenten mas de lo que se trata, me escucharan?”

            Hace unos años participe en un entrenamiento patrocinado por El Arizona Deaf Blind Project. Fue la experiencia mas importante que he tenido. Durante una de las sesión, los maestros fuimos divididos en pares para un entrenamiento que nos ayudaría a ser mas sensibles . Me vendaron los ojos y a mi compañero le dijeron que me forzara a comer una cucharada de algo desconocido a fuerzas sin explicarme nada ni pedir mi consentimiento. Yo tenia los ojos vendados, no sabia nada! 

            Un instante después la cuchara volaba y yo fui la que la descarte con violencia de la mano de mi compañero/maestro/ asaltante. Reaccione así en el instante que percibí que algo desconocido se me acercaba. No importa que lo que estaba en la cuchara era algo sabroso y dulce, tampoco importa que hasta un momento antes yo le había tenido confianza a la persona que me lo acercaba, mi colega.  

            El mensaje es claro. Nosotros que deseamos guiar a personas con necesidades especiales tenemos mucha información y una forma de ver que puede ser muy distinta de la que ellos tienen.  Para establecer confianza, tenemos que siempre acordarnos de que hacemos algo con la persona y no para la persona.  

            Frecuentemente cuando una persona con necesidades especiales titubea es porque necesita mas información. Yo tengo confianza en ellos de que saben lo que necesitan. Al dar información con paciencia creamos confianza en ellos que no tendrían al estar expuestos a una experiencia repentina. De esta manera, la persona con necesidades especiales tiene la oportunidad de hacer preguntas y comentarios, de guiarnos como nosotros a ellos. De esta manera su ansiedad es reducida. Esta es la diferencia entre enseñar a manejar a una persona mostrándole como funcionan los pedales y el volante y solo gritarle al estudiante sin explicaciones. 

            Yo intento recordar que el hecho que yo crea que la experiencia que estoy ofreciendo es importante no significa que la otra persona lo vea de igual manera. No hay un solo camino en la enseñanza, es un baile constante y bello que va cambiando según vamos aprendiendo.